Múltiples sanciones de Protección de Datos a Movistar y Vodafone

Telefónica y Vodafone, los dos principales operadores telefónicos en España, han acumulado durante el mes de Julio un total de 14 sanciones de la Agencia Española de Protección de Datos sumando hasta 611.000 euros.

La mayoría de las infracciones se deben a la inclusión en un fichero de morosos a clientes con deudas que estaban saldados o nunca existieron. Alguna de esta supuesta deuda con cifras tan ridículas como 5.31 euros.

Telefónica se lleva la palma en cuanto a sanciones acumulando 8 sanciones durante el pasado mes de Julio con una sanción total de 261.000 euros. El caso más grave de los conocidos relaciones con esta operadora se corresponde con un cliente de Murcia a quién la compañía dió de alta cuatro líneas usando sus datos personales (nombre completo, DNI, domicilio) sin el conocimiento del usuario. Esto generó una deuda (poro un servicio no contratado) y su inclusión en un fichero de morosos por una deuda “que no era cierta, ni vencida ni exigible“.

Posteriormente, el operador español reclamó al cliente el pago de varias facturas y al no verse satisfecho el pago incluyó al mismo en la lista de morosos dando de alta al usuario en unos archivos por una deuda ajena al mismo. La consecuencia final ha sido dos sanciones impuestas por la AEPD por la infracción grave de la Ley de Protección de datos con una sancione pecuniaria total de 90.000 euros.

Pero Movistar se encuentra bastante bien acompañada por Vodafone en la cuestión de sanciones por infracción de la Ley de Protección de Datos. El operador británico acumuló 6 sanciones durante Julio con un importe total de 350.000 euros.

Dos de estas sanciones alcanzan la cifra de 100.000 euros y se deben a la inclusión indebida de clientes en archivos de morosos.

Movistar y Vodafone no son las únicas operadores sancionados durante el pasado mes. La filial de France Telecom en España (Orange) también debe hacer frente a una sanción de 80.000 euros por un caso similar.

Estas sanciones parece que preocupan poco a las compañías que llevan años acumulando multas de este tipo pero no abandonan sus irregulares prácticas.