Alemania: nuevas sanciones planean sobre Google

Nuevos problemas para Google con las autoridades europeas de protección de datos. Esta vez, ha sido Alemania el país que cuestiona las prácticas de recopilación de datos de usuarios que el gigante de Internet lleva a cabo en sus diferentes servicios.

Johannes Caspar, comisario de protección de datos de Hamburgo, ha rechazado las apelaciones de Google contra un fallo anterior en el que se condenaba a la compañía a cambiar la manera en que procesa los datos de usuario en los servicios que presta en Alemania. Los representantes de Google presentaron un recurso ante esta orden el pasado mes de Noviembre pero ahora, las autoridades alemanas rechazan estas alegaciones.

“Está en manos de Google poner en práctica nuestras disposiciones, por ejemplo, mediante un mecanismo transparente de consentimiento para el tratamiento de datos de los usuarios”.

Tras el rechazo de las apelaciones, Google deberá decidir si impugnar la sentencia mediante la presentación de una demanda en un tribunal administrativo o cumplir con la orden y modificar sus procedimientos.

Google en el punto de mira de toda Europa

La petición realizada al gigante de Internet por parte de las autoridades alemanas no es la única en este sentido emitida desde Europa. Los reguladores encargados de la protección de datos y proteger la privacidad de los usuarios de Francia y España ya han sancionado a Google por estas prácticas con multas que ascienden a 150.000 y 900.000 euros, respectivamente. Además, desde Holanda también se amenaza a la compañía con sede en Mountain View con una multa que podría alcanzar los 15 millones de euros.

La base de las sanciones emitidas por los órganos europeos parte de la gran cantidad de información que almacena Google de los usuarios sin contar con su consentimiento expreso. En la orden emitida por el comisionado de Hamburgo se hace referencia a datos como planes de viaje sirviéndose de la ubicación de datos, intereses de los usuarios sirviéndose de la utilización de su motor de búsqueda o incluso, de datos referentes a la situación financiera u orientación sexual.

La situación es tan compleja que dentro de la Unión Europea se baraja la propuesta de que la compañía separe su motor de búsqueda del resto de servicios que ofrece (Google+, Gmail, YouTube, Drive…). Eso sí, tal y como señala Johannes Caspar, Google ha mostrado su voluntad de modificar sus prácticas. De hecho, ya habrían presentado sus planes más inmediatos al Grupo de Trabajo del Artículo 29 (GT29).

Tras estas sentencias y las declaraciones realizadas por los representantes de Google se esperan modificaciones en las prácticas de Google en breve.